Tabaquismo y disfunción eréctil.

martes 10 agosto 2010

Dr. Ricardo O. Testa Garrido
Médico Psiquiatra

Centro Médico Pontevedra


Según ha asegurado la ministra Dña. Trinidad Jiménez, “El Ministerio de Sanidad y Política Social prohibirá fumar en todos los espacios públicos cerrados, locales de ocio y restaurantes en 2010” (elmundo.es Salud, 14/12/2009)

No obstante, y más allá de la importancia de esta medida sanitaria que implica una reforma urgente de la ley antitabaco en nuestra sociedad, existen otras razones de tipo personal y médica, y a nuestro alcance, que pueden mejorar tanto nuestra calidad de vida como la de aquellos que nos rodean.

Una de las tantas razones para dejar de fumar, y que en mi experiencia puede preocupar a quien la padece “aún más que el riesgo de su propia vida” (el hábito de fumar es un responsable directo del deterioro de la salud, incluyendo la enfermedad cardiovascular y el cáncer) es la disfunción eréctil masculina.

En este sentido, la disfunción eréctil, comúnmente llamada impotencia, puede resultar una oportunidad para discutirlo con el médico y plantearse el inicio de un tratamiento de cesación tabáquica.

La disfunción eréctil es la incapacidad repetida de alcanzar o mantener una erección del pene lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria.

Es posible que el hombre no alcance una erección o que la pierda durante el coito. Si esta situación persiste, el término médico apropiado es disfunción eréctil.

El hábito de fumar es una conocida causa de oclusión de las arterias y es claramente un co-factor y, probablemente, un factor etiológico independiente en sí mismo de la disfunción eréctil.

La historia clínica debe profundizar en la investigación de los aspectos psicológicos y sociales de la persona que presenta este síntoma, así como también en los antecedentes de abuso de sustancias, incluidos el alcohol y el tabaco.

Las causas físicas son las más frecuentes de disfunción eréctil y la mayoría se relacionan con la falta de riego sanguíneo del pene.

Las situaciones que más frecuentemente producen esta disfunción son: la falta de práctica sexual, el tabaquismo, el alcoholismo, el consumo de cocaína, el estrés, y el sobrepeso.

A modo ilustrativo, mencionaré algunas causas frecuentes de disfunción eréctil, entre las que obviamente se encuentra el tabaquismo:

  • Diabetes Mellitus.

  • Enfermedad vascular periférica

  • Enfermedad Cardiovascular

  • Medicamentos (betabloqueantes, digoxina, etc.)

  • Abuso de sustancias (cocaína)

  • Tabaquismo

  • Ansiedad – Depresión

  • Exceso de preocupación por el desempeño sexual, expectativas sexuales irreales.

  • Experiencias sexuales traumáticas

 

Así también, otras enfermedades producen alta prevalencia de disfunción sexual:

  • Fallo renal

  • Enfermedad hepática

  • Esclerosis múltiple

  • Lesiones de la médula espinal

  • Anomalías o enfermedades del pene (Enf de Peyronie)

  • Cirugías pélvicas

  • Traumas pélvicos

  • Lesiones nerviosas debido a cirugía de próstata

  • Hipogonadismo

  • Depresión crónica

  • Disminución de testosterona

 

En líneas generales, y si la causa principal de la disfunción eréctil es el tabaquismo, se recomienda:

  • Iniciar un tratamiento de cesación tabáquica

  • Disminuir el consumo de grasas y colesterol en la dieta

  • Incrementar el ejercicio físico

  • Disminuir el peso

  • Cumplir estrictamente las indicaciones médicas para el control de la diabetes y la enfermedad cardiovascular

  • Reducir las situaciones de stress

 

No olvide consultar, al:

  1. Médico de familia

  2. Urólogo

  3. Equipo Especializado en Tratamiento para Dejar de Fumar

 

 

Bibliografía:

Guideline for the Investigation and Management of Erectile Dysfunction. Toward Optimized Practice Program. Revised February 2010.

McVary, K. T.. Clinical practice. Erectile dysfunction. N Engl J Med. 2007 Dec; 357(24): 2472-81.






los comentarios han sido deshabilitados.